miércoles, 28 de junio de 2017

Una habitación propia de Virginia Woolf

“Pero, me diréis, le hemos pedido que nos hable de las mujeres y la novela. ¿Qué tiene esto que ver con una habitación propia? Intentaré explicarme.”

Una habitación propia. Austral.



Título: Una habitación propia (A room of one´s own)

Autora: Virginia Woolf

Fecha de publicación: 1929 (original en inglés) y 1967 (en castellano)

Traducción: Laura Pujol

ISBN: 9788432222825

Págs.: 155

Editorial: Austral 



Sinopsis:

En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, “Una habitación propia”.

Opinión:

¡Bueeenas!
Hace unos meses, terminé Una habitación propia, un ensayo sobre el papel de las mujeres en la literatura. Durante 1928 Virginia Woolf dio una serie de conferencias sobre este tema profundizando tanto como pudo teniendo en cuenta el factor tiempo; por lo que un año más tarde, en 1929, publicó una recopilación de estas exposiciones más detallada y revisada: así nació Una habitación propia.

Si os soy sincera, nunca me había llamado la atención esta escritora, ni siquiera conocía este título, pero un día vi un vídeo en el que recomendaban esta obra, y la booktuber en cuestión me convenció fácilmente, pues en general coincido bastante con sus críticas. Así que aprovechando esta nueva edición tan económica, me dije “no pierdo nada por intentarlo”, y menos mal que seguí su consejo porque este pequeño libro es un paseo increíble no solo por el mundo de la literatura sino por la sociedad en la que Woolf vivía.

En un principio, Woolf tenía que aventurarse en el tema “Las mujeres y la novela”, pero después de pensar y repensar cómo exponer un tema así sin estancarse en lo banal, se dio cuenta de que era imposible hablar simplemente de este “título”; pues las circunstancias que rodean a las mujeres y las novelas no son un mero adorno, es decir, para explicar lo que verdaderamente significa la literatura de mujeres hay que ir más allá, entender cómo vivían, qué estudiaban, qué referentes había, qué posibilidades tenían de adentrarse en este mundo literario y cómo podrían ser reconocidas y respetadas en un rol tan distinto al acostumbrado.

Lo que nos vamos a encontrar en esta interesantísima obra es a una Virginia Woolf que nos muestra en primera persona cómo se vive siendo una mujer con estudios superiores en pleno siglo XX, y partiendo de sus propias anécdotas nos enseñará un repaso de las mujeres más destacadas de la literatura y sus circunstancias, no solo escritoras sino también personajes trazados por hombres. Pero una de las partes que más me gustan no tiene que ver con la literatura en su mismidad sino con la investigación que hace en la biblioteca sobre ensayos varios de autores que escriben sobre la mujer, curiosos hasta decir basta, aunque las propias mujeres tampoco se quedan atrás según el tema a tratar:

“Hasta Lady Granville Leveson-Gower: «…pese a toda mi violencia en asuntos políticos y a lo mucho que charlo sobre este tema, estoy perfectamente de acuerdo con usted en que no corresponde a una mujer meterse en esto o en cualquier otro asunto serio, salvo para dar su opinión (si se la piden)».”

Es un ensayo a tener en cuenta, desgrana el papel de la mujer a lo largo de la historia con ejemplos reales y hasta nos muestra casos ficticios para que entendamos mejor lo que suponía para una mujer vivir en según qué época, como es el de la supuesta hermana de Shakespeare (siglos XVI-XVII), quien obviamente no hubiera tenido las mismas facilidades a pesar de su gran ingenio.

Y, ¿por qué “Una habitación propia”? Este título se relaciona directamente con lo que Woolf siente como necesario para todas las mujeres: independencia económica y social, derecho a estudiar y a ser reconocidas como iguales a los hombres, en general, derecho a ser libres y autónomas, a tener su habitación propia.

“Realmente, era una delicia volver a leer un estilo masculino. Sonaba tan directo, tan claro después de leer estilos femeninos. Indicaba tal libertad mental, tal libertad personal, tal confianza en uno mismo.”

En conclusión, creo que es un libro muy bien escrito, que analiza en profundidad el tema y que puede ayudar a mejorar nuestra perspectiva de la sociedad en la que vivimos. Además, me ha sorprendido la facilidad de palabra y el humor inteligente que derrochan sus páginas. Sin duda, me hubiera gustado asistir a sus conferencias.

¿Lo habéis leído? ¿Qué os parece?

Sobre la autora:

Virginia Woolf (Londres, 1882 – Lewes, Sussex, 1941) es uno de los mayores exponentes de la literatura del siglo XX. Hija del conocido hombre de letras sir Leslie Stephen, a su formación intelectual contribuye en gran medida el ambiente familiar. Al morir su padre, Virginia y su hermana Vanessa dejan el elegante barrio de Kensington y se trasladan al de Bloomsbury, más modesto y algo bohemio, que ha dado nombre al brillante grupo formado alrededor de las hermanas Stephen. En 1912, Virginia se casa con el economista Leonard S. Woolf, y juntos fundan Hogarth Press, que desempeña un importante papel en la literatura inglesa de entreguerras. Tras sus primeras novelas, la autora rompe con los cánones tradicionales situándose con El cuarto de Jacob (1922) en la corriente del monólogo interior y del fluir de la conciencia. A ésta siguen obras cada vez más ambiciosas como La señora Dalloway (1925), Al faro (1927), Orlando (1928), Las olas (1931) o Los años (1937), con las que se consagra como una de las figuras más representativas de la novelística inglesa experimental. Aterrada por la idea de la locura, que al parecer unos síntomas le hicieron presentir, el 28 de marzo de 1941, Virginia Woolf se suicida ahogándose en el río Ouse.

Obra:
Fin de viaje (1915)
Noche y día (1919)
El cuarto de Jacob (1922)
La señora Dalloway (1925)
Al faro (1927)
Orlando (1928)
Las olas (1931)
Los años (1937)
Entre actos (1941) 



Puntuación 5/5

11 comentarios:

  1. Lleva tiempo entre mis pendientes este libro y me lo recuerdas con tu buena reseña. A ver si me animo prontito con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, espero que lo disfrutas en breves =)

      Eliminar
  2. Lo tengo entre mis pendientes, pero lo leeré :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Parece interesante, aunque antes que por este ensayo me estrenaría con alguna de sus novelas para conocer su estilo. Gracias por la recomendación.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí ya no te puedo ayudar, pero seguro que merece la pena ;-)

      Eliminar
  4. Lo leí hace poco, es muy interesante y da una buena traza de a qué debe aspirar el feminismo, algo muy importante. Eso sí, no es una novela, es un ensayo, y a veces puede hacerse pesado, al menos a mí me pasó.

    ResponderEliminar
  5. Ahí lo tengo, pendiente todavía. Espero no tardar en ponerme con él. Un besote!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Me han recomendado este libro hasta la saciedad y todavía no lo he leído. Cualquier día me hago con él y me lo leo ^^
    Un beso.

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a La biblioteca de Rachel!

-Leo todos los comentarios, así que si tenéis cualquier duda intentaré solucionarla y contestaros lo antes posible; eso sí, desde este blog.
-No hay moderación de comentarios pero borraré todo aquel que sea ofensivo e irrespetuoso o no vaya más allá del Spam.

¡Muchas gracias por leerme y comentar!^^

Ratings and Recommendations by outbrain