lunes, 29 de junio de 2015

"Proyecto Potter" y la piedra filosofal: capítulo XVII Cara a cara

¡Bueeeenas!
No sé vosotros pero yo me estoy derritiendo con este calor. Me da hasta pereza escribir ¡se me quedan los brazos pegados al escritorio! OMG! En fin, es mi deber haceros llegar mis impresiones sobre Harry Potter, además, el de hoy es un post especial ya que, tenemos ante nosotros, el último capítulo de La piedra filosofal.
Antes de ponerme al lío, os recuerdo que podéis curiosear Los textos de Potter y Frikilóloga si queréis leer más sobre el Proyecto Potter.

Harry ha conseguido salir airoso de las diferentes pruebas impuestas por los profesores de Hogwarts, y, al fin, se enfrenta cara a caras con el malvado profesor ¡Quirrell! ¡Oh! Rowling nos timó a base de bien porque ¿cómo no íbamos a pensar mal de un tío tan desagradable como Snape? Jejej Potter, después de alucinar, consigue derrotarles (Dumbledore aparece cual ángel salvador en el último momento). Tres días en la enfermería durmiendo a pierna suelta y a la fiesta de graduación, que ya es hora de disfrutar de la vida. Gryffindor gana a Slytherin gracias a esta intrépida aventura y a casita, que ya es verano.

¿Qué pasó con Quirrell?
Quirinus Quirrell siempre había sido el listo de la clase pero también el débil al que todos hacían burla, así que, harto de estos abusos, aprovechó su brillante mente para viajar por el mundo en busca de Voldemort y, de este modo, hacerse con él. Hay que tener en cuenta que el Señor Oscuro estaba en las últimas por lo que, en teoría, debería haberle resultado sencillo. El problema surgió cuando Quirrell se dio cuenta, demasiado tarde, de que el poder de éste era tan grande que ni de esa guisa sería capaz de manejarlo a su antojo. Total, que Quirrell acabó subyugado a él. Y, de este modo, llegamos hasta la poderosa Piedra con mayúsculas, ésa que puede dar la vida eterna y que Voldemort ansía, quien, seducido por los contactos de Quirrell (profe de Hogwarts nada menos), optó por utilizarle como su lacayo particular para hacerse con la Piedra y volver a tener un cuerpo propio.

Y parecía el malo…
Obviando el hecho de que Snape es el profe que más impone, su asignatura es un aburrimiento (¿Por qué no?), le tiene manía a Potter, sus pintas zarrapastrosas y su pelo grasiento, su bordería natural,… pues, la verdad, es que pega como villano, oye.
Ahora en serio, en este último capítulo Rowling nos resuelve todas aquellas dudas que, al igual que Harry, nos irán surgiendo a raíz del descubrimiento de Quirrell. Momentos tales como el encantamiento de la Nimbus 2000 durante el partido de Quidditch en el que Snape, a pesar de su siniestra manera de mirar fijamente, intenta salvar a Potter.
Pero, ¿realmente interesa esto después de saber que el padre de Harry y Snape fueron compañeros de clase? Claro que no. Vamos a lo que mola, el cotilleo. Resulta que tenían una relación muy parecida a la que Potter y Draco se profesan. Entonces, ¿quién era el capullo de los dos? Por lo visto Snape tiene sus razones para odiar en silencio al padre de Harry, James. Aunque, también es verdad, que éste le salvó la vida (la palabra de Dumbledore es sagrada, chicos) y de ahí que intentara hacer lo propio con su hijo, Harry. Es una pena que solo nos muestren unos pocos esbozos de todo este pasado porque tiene mucha chicha, pero tampoco es plan de adelantar acontecimientos, así que paso al siguiente punto.

Voldemort o El-que-no-debe-ser-nombrado.
¿Qué sabemos de Voldemort? Que es el Gran Mago Oscuro, que mató a los padres de Harry, que no tiene cuerpo propio, que teme a Dumbledore y que quiere la piedra filosofal. A pesar de toda esta información, a lo largo del libro me da la sensación de que Harry le tiene presente más como el coco que como un ser real, es decir, me da la impresión de que no es consciente de todo hasta el enfrentamiento cara a cara del final, hasta que no le mira a los ojos y puede comprobar él mismo las consecuencias de jugar con magia negra (sin ir más lejos, es la cara fea de Quirrell). Aún así, tiene mérito por parte de Voldemort que en su estado haya sido capaz de hacerse con Quirrell y llegar hasta allí, yo creo que su problema no es que esté bajo de fuerzas –que también- sino que infravalora brutalmente a Potter y, como bien dice Dumbledore, no sabe hasta dónde puede llegar el poder del amor, y más si es el de una madre por su hijo, como en este caso. Que tiene narices que un crío de once años les pille en pleno robo y casi acabe con ellos, vaaale, puede que Dumbledore ayudara un poco pero Harry casi se lo come, que conste jejej


Dumbledore rules.
Si a estas alturas de la vida a algún lector le cae mal este simpático director, como le vea le doy una colleja. Pero, ¿cómo se puede ser tan majo y tan sabio y tan todo? Me encanta. Solo tengo buenas palabras para este hombre. En vez de prohibirles buscar información sobre la Piedra –no nos olvidemos que Dumbledore está en todo- prefiere ayudarles en su camino porque sabe que, por lo menos, el empeño de Harry será hasta el final. A ver, sí que es verdad que solo tienen once años pero si confía lo suficiente como para ayudarles –le regala la capa de invisibilidad, entre otras- en su aventura por algo será ¿no? Además, es muy importante para Harry este primer encuentro con Voldemort. Por cierto, gran frase la que le dice a Potter en la enfermería: “El miedo a un nombre aumenta el miedo a la cosa que se nombra”

El final
Un happy-ending en toda regla, lo que todos estábamos esperando, ¿verdad? Todo sale genial: Ron y Hermione están perfectamente, Dumbledore le explica todo lo que no le encaja a Harry, Hagrid se disculpa y le regala un álbum con fotos de sus padres –detallazo absoluto-, los tres amigos dejan de ser los marginados, Neville gana los diez puntos que marcan la diferencia para ganar a Slytherin,… Pues eso, un gran final, de los que te dejan buen sabor de boca y con ganas de volver a leer una nueva aventura de Harry Potter y sus amigos.



¿Cuál es vuestro personaje favorito? Y, ¿Por qué? Por mi parte, siempre me ha gustado Ron pero en este primer libro no se luce mucho, por lo que diría que me quedo con Dumbledore y Harry.


Espero que os haya gustado =)



¡Leed mucho!^^

6 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Adoro Harr Potter! incluso tento un tatuaje de las reliquias!!! aissssss es que es lo mejor

    el personaje favorito del primer libro está entre Harry y Hermione, que son los dos que más me engancharon para seguir con los libros posteriores

    Dumbledore es como si Gandalf se hiciera marestro XDDD

    Recuerdo este primer libro con mucho cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas, sí que eres fan, sí jajajaj
      Dumbledore estará inspirado en Gandalf de alguna forma?? XD

      Eliminar
  3. Tuve la mala suerte de ver las pelis antes de poder leer los libros y, claro, después ya no disfruto igual de la lectura. Así que estas entradas tuyas me enseñan muchas cosas nuevas. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasó igual, también vi las pelis antes aunque estoy disfrutando los libros como una enana ;-)
      Me alegra que descubras nuevas cosillas de Potter^^

      Eliminar

¡Bienvenidos a La biblioteca de Rachel!

-Leo todos los comentarios, así que si tenéis cualquier duda intentaré solucionarla y contestaros lo antes posible; eso sí, desde este blog.
-No hay moderación de comentarios pero borraré todo aquel que sea ofensivo e irrespetuoso o no vaya más allá del Spam.

¡Muchas gracias por leerme y comentar!^^

Ratings and Recommendations by outbrain