lunes, 15 de junio de 2015

"Proyecto Potter" y la piedra filosofal: capítulo XV Sangre de unicornio


¡Bueeeenas!
Ya estamos en la recta final de Harry Potter y la piedra filosofal. Solo nos quedan dos capítulos más y finiquitamos; si es que a lo tonto han sido cuatro meses solo para un libro… ¡Madre mía, lo que va a durar La Orden del fénix!
Y, antes de empezar, os recuerdo que éste es un proyecto en común entre tres blogs: Los textos de Potter, Frikilóloga y moi. Cada lunes un nuevo comentario sobre un capítulo de Harry Potter.

Volviendo al tema. Hoy nos toca El bosque prohibido, antepenúltimo capítulo de La piedra filosofal. En él, Harry, Hermione y Neville sentirán en sus carnes el desprecio de todos sus compañeros por perder cada uno 150 puntos para Gryffindor. Además, como castigo tendrán que ayudar a Hagrid a descubrir quién es el ser que mata unicornios en el Bosque Prohibido. Toda una aventura junto con Draco, el otro castigado de McGonagall.

Lo primero que tengo que decir sobre esta lectura es ¡Viva Neville!
Se supone que es un niño olvidadizo, asustadizo y todas las connotaciones negativas terminadas en –izo y, aún así, se aventura a la una de la noche por los pasillos de Hogwarts para avisar a Harry de lo que trama Draco. Por momentos como éste se entiende la acertada elección del Sombrero seleccionador al elegir a Neville como alumno de Gryffindor. Lealtad ante todo, y eso le honra.

Lo segundo a destacar es el castigo de McGonagall.
Me parece correcto que les quiera castigar por escabullirse a la prohibida torre de Astronomía a las tantas de la noche, pero ¿150 puntos cada uno y un castigo? McGonagall no es tonta y sabe perfectamente lo que puede suponerles a los tres perder tantísimos puntos, o sea, ¿no es suficiente con quitarles puntos? Bastante castigo es ser los marginados absolutos de Hogwarts, ¿no? Y más Harry que tiene mucho que perder con tanta fama adquirida en tan poco tiempo. ¿Será que como responsable de Gryffindor cree que tiene que ponerles un gran castigo para evitar que piensen que está siendo blanda con ellos? No sé, es que me parece demasiado añadir la excursión al Bosque Prohibido.

Lo tercero que debo señalar es la estrategia tan extraña de Hagrid.
Vamos a ver, nos están diciendo que hay un ser horrible que mata unicornios y que, por tanto, es muy peligroso: “No es tan fácil cazar un unicornio, son criaturas poderosamente mágicas. Nunca había oído que hubieran hecho daño a ninguno.” Y ¿no se les ocurre otra idea que llevar a unos críos de once años a investigar junto a Hagrid? Pero no solo eso, sino que Hagrid decide dividirlos en dos grupos, es decir, dejar a dos niños con su perro (Fang el cobarde) y otros dos con él. Esta extraña idea de Hagrid me parece que está muy cogida con pinzas.

Lo cuarto que siempre resalto en casi todos los capítulos es esa amiga íntima de Harry, la casualidad.
Sí, porque no podía faltar ese momento en el que Harry y solo Harry escuche murmurar a Quirrell que se da por vencido finalmente. Información que le vendrá muy bien a Potter para su teoría sobre Snape y la piedra filosofal. Además de la asquerosa visión de un tío encapuchado bebiendo sangre de unicornio, un ente que consigue afectarle gravemente a causa de su cicatriz, ¿por qué será? Menos mal que tenemos a Firenze, un centauro la mar de majo y del que os hablaré en el punto cinco.

“Eso es porque matar un unicornio es algo monstruoso –dijo Firenze-. Solo alguien que no tenga nada que perder y todo para ganar puede cometer semejante crimen. La sangre de unicornio te mantiene con vida, incluso si estás al borde de la muerte, pero a un precio terrible. Si uno mata algo puro e indefenso para salvarse a sí mismo, conseguirá media vida, una vida maldita, desde el momento en que la sangre toque sus labios.”

Por último, no iba a terminar la entrada sin nombrar a los centauros.
Gracias a este capítulo sabemos seguro que existen los hombres lobo y, mucho mejor aún, los centauros, seres mitad humano mitad caballo que razonan y hablan. Por lo visto, Hagrid es coleguilla de algunos como Bane y Ronan, quienes, por cierto, son muy educados. Parece ser que estos seres saben lo que está ocurriendo ya que pueden leer el movimiento de los planetas y predecir el futuro; el inconveniente está en su grandísima desconfianza hacia las personas ya sean magos o muggles y su pasotismo hacia todo lo que tenga que ver con ellos. Menos mal que tenemos a Firenze, un joven centauro que siente la necesidad de rebelarse ante estas leyes no escritas de ignorar los problemas ajenos y le da a Harry las claves para descubrir todo el pastel.

“Recuerda, Firenze, juramos no oponernos a los cielos. ¿No has leído en el movimiento de los planetas lo que sucederá?”

Según el libro, Firenze es un joven
atractivo, rubio y de ojos azules, algo así.
¿No os recuerda a un Bon Jovi centauro?
Me parece una muy mala excusa para rehusar ayudar a sabiendas de que podrían evitar la muerte de seres tan inocentes y puros como son los unicornios. Esto me recuerda a la peli que echaron ayer en la TV, La máscara de hierro. No sé si la habréis visto pero hay una escena clavadita. Resulta que el rey le echa el ojo a una dama que tiene novio, obviamente a la dama la pone en una situación incómoda porque no puede pasar del rey así como así pero, a su vez, está prometida. Total, que el rey decide enviar al prometido al frente de la guerra para que muera cuanto antes y así dar rienda suelta a su capricho. El joven muere y su padre, uno de los ex mosqueteros, siente la imperiosa necesidad de vengarse (cosa lógica y normal) pero el guardaespaldas del rey no le deja por eso de que ha jurado protegerle y tal, entonces, ¿manda más un juramento que la moral de uno? El rey es un cabrón y eso está más claro que el agua, el protector sabe perfectamente lo que le ha hecho al hijo de su amigo y aún así, antes le mataría que dejarle hacer. Flipo. Pues eso, que Bane me recordó al protector del rey, igualito.




En fin, así por encima no tengo mucho más que decir, excepto que he echado de menos a Ron T__T



Espero que os haya gustado =)



¡Hasta el lunes que viene!


12 comentarios:

  1. Jajajaja sí, la estrategia de Hagrid deja mucho que desear XD
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Ahora los centauros al menos son neutrales, luego la cosa se pone un poco más seria. Buena reseña, aunque me flipa que no hayas hablado de Voldemort.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he buscado lo que pasa luego con ellos y ¡vaya tela! Eso sí, Firenze es súper majo siempre.
      Con respecto a Voldemort, me parecía un pelín larga la entrada y, total, vamos a tener que hablar de él en breves.

      Eliminar
  3. Me ha encantado la entrada!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Firenze me gusta muchísimo en el libro pero no le cogía el encanto en la película.
    Ya te lo encontrarás más, verás que amor ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busqué algún fotograma de la peli y no tiene nada que ver con el del libro. Ni siquiera me acordaba de que salía, mucho mejor el libro, totalmente.

      Eliminar
  5. Ya os queda poco para terminarlo :D Yo lo estoy releyendo y me encanta >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, dos capítulos más y a la cámara secreta^^
      Qué guay que también te lo estés leyendo ahora =)

      Eliminar
  6. Ya no te queda nada para terminarlo. A seguir disfrutándolo.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! En dos semanas hemos terminado^^

      Eliminar

¡Bienvenidos a La biblioteca de Rachel!

-Leo todos los comentarios, así que si tenéis cualquier duda intentaré solucionarla y contestaros lo antes posible; eso sí, desde este blog.
-No hay moderación de comentarios pero borraré todo aquel que sea ofensivo e irrespetuoso o no vaya más allá del Spam.

¡Muchas gracias por leerme y comentar!^^

Ratings and Recommendations by outbrain