miércoles, 19 de noviembre de 2014

Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques de Burroughs & Kerouac

“Will Dennison. Los bares cierran a las tres de la mañana los sábados por la noche, así que llegué a casa hacia las 3.45 después de desayunar en el Riker´s, en la esquina de la calle Christopher con la Séptima Avenida.Tiré el News y el Mirror en el sofá y me quité la chaqueta de sirsaca y la tiré encima de los periódicos. Me iba directo a la cama.”

Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques
Anagrama.


Título: Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques (And the hippos were boiled in their tanks)

Autores: William Burroughs & Jack Kerouac

Fecha de publicación: 2005 (publicación original en inglés) y 2010 (en España)

Traducción: Fernando González Corugedo

ISBN: 9788433975324

Págs.: 185

Editorial: Anagrama




Sinopsis:

Will Dennison y Mike Ryko son los cronistas de las idas y venidas de un grupo de amigos -y conocidos- en unos pocos días de agosto de 1944. En un tono neutro, sin juzgar ni calificar, aceptándolo todo, relatan lo que hacen hora a hora, a quiénes ven, con quiénes deambulan o se acuestan, cómo consiguen dinero y cómo lo comparten o lo gorronean. Casi nadie tiene trabajo, algunas de las chicas aún están en la universidad y todos son jóvenes, con proyectos literarios o artísticos, a los que aluden casi de soslayo. Aún no hablan de ellos mismos como escritores, aunque las dos figuras clave del relato, Phillip Tourian, un guapísimo jovencito de 17 años, y Ramsay Allen, el treintañero sureño que lo ama y lo sigue «como un perro apaleado», ponen Rimbaud y Verlaine cuando firman una petición para el congreso de un grupo de izquierdas. Pero en esta extraña novela casi sin ficción, lacónica y helada y con la fascinación y la dureza de una crónica negra, nadie es quien dice ser. 

Opinión:

¡Buenaaaas! Hoy os traigo una novela clave de la Generación Beat. Gestada por dos de los grandes, Burroughs y Kerouac  nos relatan los acontecimientos que tuvieron lugar durante los días previos al asesinato de David Kammerer. Hecho crucial para el despertar de esta nueva generación formada, entre otros, por William S. Burroughs, Jack Kerouac y Allen Ginsberg.

Conocía de la existencia de ambos autores por oídas (y por la peli Amores Asesinos), lo justo para que no me llamaran la atención lo suficiente. Así que, ¿cómo es que me dio por esta novela? Pues gracias a Bukowski. Os cuento. Hace unos días que me pasé por la biblioteca en busca de Los rebeldes de Márai y me dije, “porqué no buscar algo de Bukowski”, de esto que llegué a su estante y al ladito estaba Burroughs con su Queer, libro que pudo con mi curiosidad, y que cuando me quise dar cuenta tenía entre mis manos. Entonces lo vi, tan cerca y tan desconocido para mí, Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques tenía todo lo necesario para ser el elegido: título raro y de Anagrama, sin más. Y aquí está, en mi habitación esperando a ser reseñado.

Y ahora, a lo que nos concierne hoy: la reseña.

Lucien Carr arrestado por el asesinato de Kammerer
Como ya he dicho antes, esta novela no es pura ficción sino que trata un tema que fue muy polémico en su momento y que hasta 2005 no pudo ver la luz precisamente porque afectaba de primera mano al hacedor del crimen, Lucien Carr, quien, después de esto y dejando atrás su vida en la Universidad de Columbia, se convertiría en un afamado periodista.
Esta novela fue escrita entre 1944 y 1945 conjuntamente por Burroughs y Kerouac, quienes, por no pocas negativas de las editoriales y el temor de Lucien Carr a que se pudiera estropear su nueva vida, no consiguieron publicarla  hasta la muerte de éste en 2005.
Aunque ahora que releo la sinopsis no se nombra a ningún Burroughs o Kerouac, sino a un tal Mike y Will, así que lo mejor será haceros un quién es quién (viene muy bien explicado en el epílogo):

William S. Burroughs-Will Dennison
Jack Kerouac-Mike Ryko
Lucien Carr-Phillip Tourian
David Kammerer-Ramsay Allen
Edie Parker (esposa de Kerouac)-Janie
Celice Young-Barbara

Lucien, David y Jack.
Nos encontramos ante dos narradores, Will y Mike, amigos íntimos de Phillip y Allen, los verdaderos protagonistas de la trama. Estos narradores, conocedores solo en parte de todo lo que ocurre, aunarán fuerzas para mostrar al lector la visión más completa de los hechos previos al asesinato. Para mí, este punto es un gran acierto, ya que al ir leyendo los capítulos te das cuenta al instante de cómo las relaciones son completamente diferentes y que no es lo mismo leer el pensamiento de Will (Burroughs) sobre Mike (Kerouac) y Phillip (Carr) que a Mike sobre Allen (Kammerer). Pero, a pesar de esto, hay misterios que seguirán después de la lectura, ya que se habla de que Allen está enamoradísimo de Phillip, de tal manera que ese noble sentimiento se tuerce a una oscura obsesión, pero de Phillip se da a entender según qué capítulos que no es tan heterosexual como quiere hacernos creer liándose con Barbara, sino que en el fondo sí que existe esa conexión con Allen, aunque le rechace e incluso quiera huir por su culpa. Entonces, ¿Qué pasó entre ellos cuando Phillip todavía era un niño? ¿Abusó realmente de él de alguna manera? ¿Y si Phillip le llegó a querer pero ya no podía más? También es verdad que se habla de años de persecución por parte de Allen a Phillip y eso, evidentemente, no es plato de buen gusto. Además, el propio Will (Burroughs), tan amigo como era de Allen (Kammerer), fue el primero en ayudar a Phillip (Carr) después de cometer semejante acto. No sé, tampoco es que haya leído mucho del tema, solo este libro. Lo que sí sé, es que ahora tengo claro que son escritores a los que ya no puedo dar la espalda y que seguramente, siga leyendo. Como ya os he dicho, tengo ganas de comenzar con Queer.

Jack y Lucien.
El libro tiene un inicio algo soso pero que poco a poco empieza a enganchar sin que te des cuenta (y más si te gusta la Generación Beat). Con personajes de fuerte carácter, a mí, por lo menos, Mike (Kerouac) y Phillip (Carr) me dejan alucinada, su manera de ser, de vivir, sus contestaciones y sus locuras, es un todo. En cambio, Will (Burroughs) parece ser el único con cabeza porque Allen (Kammerer), con la tontería de su malsana obsesión por Phillips se comporta como un “loco enamorado” y sin una mínima pizca de amor propio.

En fin, ahora mismo no se me ocurre nada más que deciros, solo que os recomiendo esta lectura si queréis saber más sobre el asesinato de David Kammerer o si, simplemente, sois fans de esta generación.


¿Habéis leído este libro u otro de la Generación Beat? ¿Os gustan? ¿Qué pensáis sobre los motivos que pudiera tener Lucien Carr?


Sobre los autores:

William S. Burroughs (1914-1997) Es una figura legendaria de la literatura norteamericana de este siglo, un escritor comparado con Villon, Rimbaud y Genet. Tanto su vida como su obra, de un pesimismo total y un sombrío sentido del humor, reflejan una actitud de rebelión permanente contra la sociedad convencional. Homosexual, drogadicto durante muchos años, amigo e ídolo de Kerouac y Ginsberg, se le considera el gran «gurú» de la generación beat, pese a su negativa a ser incluido en ella.
Algunas obras:
Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques (terminada en 1945 y publicada en 2005)
Yonqui (1953)
El almuerzo desnudo (1959)
La máquina blanda (1961)
Expreso nova (1963)
Queer (1985)
Más información aquí


Jack Kerouac (1922-1969) Su nombre original era Jean-Louis Kerouac (recibía el apodo de «Ti-Jean»). Nació en el seno de una familia francocanadiense de padres quebequeses originarios de Bretaña, instalados en Lowell, Massachusetts. Hasta los seis años, Kerouac hablaba solamente francés; aprenderá inglés como segunda lengua en la escuela. Con cuatro años, asiste a la muerte de su hermano mayor Gérard, de nueve años, a causa de una fiebre reumática. Esta muerte es como «una herida que nunca podrá cicatrizar» y que le llevará más tarde a escribir Visions of Gerard en 1956. Pronto destacó como deportista practicando fútbol americano, ganando una beca para la Universidad de Columbia (Nueva York). Sin embargo, una lesión en su pierna y una discusión con su entrenador frustraron su carrera, por lo que se enroló en la marina mercante. Escribía constantemente cuando estaba en tierra, asentado en la ciudad de Nueva York. Allí conoció a los otros miembros de la Generación Beat, como Allen Ginsberg, Neal Cassady y William S. Burroughs. Pasó varios años tratando de encontrar un estilo propio, al que finalmente llamó prosa espontánea o «kickwriting». Su interés por las lecturas orientales y por el zen contribuyó mucho a que se empezaran a difundir en Occidente. Murió a los 47 años debido a un derrame interno, producto de una cirrosis. Le fue otorgado un doctorado póstumo por parte de la Universidad de Massachusetts.
Algunas obras (publicadas en Anagrama):
Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques (terminada en 1945 y publicada en 2005)
En el camino (On the road) (1957)
Los subterráneos (The Subterraneans) (1958)
Los vagabundos del  Dharma (Dharma Bums) (1958)  
La vanidad de los Duluoz (Vanity of Duluoz) (1968) 
Más información aquí

De libro a película:

En 2013 se estrenó Amores asesinos (Kill your darlings) dirigida por John Krokidas, película que al igual que este libro, reproduce el tema del asesinato pero centrándose en los personajes de Allen Ginsberg y Lucien Carr, por lo que Kerouac y Burroughs pasan a un segundo plano. 
Reparto: Daniel Radcliffe (Ginsberg), Dane DeHaan (Lucien), Michael C. Hall (Kammerer), Ben Foster (Burroughs), Jack Huston (Kerouac), Elizabeth Olsen (Edie Parker),…



Puntuación 4/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Bienvenidos a La biblioteca de Rachel!

-Leo todos los comentarios, así que si tenéis cualquier duda intentaré solucionarla y contestaros lo antes posible; eso sí, desde este blog.
-No hay moderación de comentarios pero borraré todo aquel que sea ofensivo e irrespetuoso o no vaya más allá del Spam.

¡Muchas gracias por leerme y comentar!^^

Ratings and Recommendations by outbrain