lunes, 8 de junio de 2015

"Proyecto Potter" y la piedra filosofal: capítulo XIV ¡Dragón a la vista!

¡Buenaaaas!
Ya estamos a lunes de Proyecto Potter, y hoy nos toca comentar el capítulo XIV Norberto, el ridgeback noruego. Y, como ya sabéis, si queréis leer más sobre Harry y cía podéis pasaros por estos dos blogs: Los textos de Potter y Frikilóloga.

Después de la misteriosa conversación que Harry escucha en el Bosque Prohibido, no hay duda de las oscuras intenciones de Snape para/con la piedra filosofal. Por lo tanto, nuestros tres pequeños protagonistas se dedicarán a defender a Quirrell visto que es la pobre víctima de todo este entramado, ¿quién le mandaría meterse a profe de Defensa contra las artes oscuras, verdad? Además, Hagrid ganará un dragón al que llamará Norberto y al que, con muchísima pena, deberá entregar a Charlie, el hermano de Ron, si no quiere perder su trabajo (como poco).

Estamos ante un capítulo de transición, de esos sosillos que preceden al tan esperado final. Una mini aventura en la que nos aseguran que Quirrell es víctima de las amenazas de Snape; si el pobre, además de tartamudo, se está quedando en los huesos del estrés, ¿cómo Harry iba a dudar de la nobleza de Quirrell viéndole de esa guisa y soportando las miradas del profe de pociones? Pero, como siempre, Rowling solo nos deja caer pequeñas gotitas de información, la justa para que sigamos con ese pensamiento de “Quirrell igual a víctima leal a Dumbledore y Snape villano puñetero”.

La autora nos manipula que da gusto, nos lleva por la senda que quiere y, para ello, siempre utiliza el primer o último párrafo de cada capítulo para el momento de “¿quién va detrás de la piedra filosofal?” Luego, nos entretiene con alguna aventurilla para evadirnos de lo que nos espera. Y eso hace con Norberto, el ridgeback noruego, nos cuenta una anécdota sobre Hagrid, lo que equivale a la calma antes de la tormenta, ¿o no?

Si le quema la barba siendo tan pequeñín, a saber qué
podría hacerle en un mes. Se queda sin cabaña o algo peor...
Centrándonos directamente en el incidente del dragón, y recalco incidente porque a pesar de lo que molaría tener uno en casa es un problemón para Hagrid (y para cualquiera que no quiera salir ardiendo), Rowling expande aún más el mágico mundo de los magos. Me explico. Ya sabíamos que había dragones, básicamente, porque se habla de ellos al mencionar el trabajo de Charlie, el hermano de Ron, y las ganas de Hagrid por tener uno como mascota. Pero, a pesar de esto, sabe a leyenda hasta que Hagrid les enseña el huevo y Harry puede verlo por sí mismo (al fin y al cabo somos como él, novatos en esto de la magia). Es increíble descubrir que hay más verdad en las historias fantásticas de lo que pudiéramos llegar a asumir. Entonces, lo lógico sería pensar, ¿cómo es que los muggles ignoran su existencia como un ser real? Resulta que en 1709 la Convención de Magos prohibió la posesión de dragones ya que, además de peligrosos, son tremendamente llamativos, o lo que es lo mismo, ¿no sería más fácil descubrir a un mago que tiene como mascota un dragón por mucho hechizo que utilizara? 
Ante todo discreción.
Y es por esta norma que Hagrid no puede quedarse a su queridísimo Norberto, quien les es entregado a unos amigos de Charlie para que le lleven a Rumania donde pueda vivir libremente.

Estoy a favor de entregarle a Charlie Noberto, pero debo reconocer que si
me encontrara un Desdentado me fugaba con él. ¡Qué monería!

El episodio parece que va viento en popa puesto que Harry y compañía consiguen su propósito, solucionar el problemilla alado de Hagrid, pero ¡no! Resulta que los muy listos se dejan la capa de invisibilidad en la Torre de Astronomía donde habían quedado con los amigos de Charlie y, claro, Filch les pilla al bajar las escaleras. ¿No es para darles una colleja? Después de librarse del malhadado Malfoy van y se ponen ellos solitos en el punto de mira. En fin, habrá que esperar al próximo capítulo para averiguar cuál será su castigo.


P.D. Hermione es la típica amiga que odias en época de exámenes ya que no solo se muestra pesada sino que te hace sentir remordimientos por dejarlo todo para última hora.


¿Os gustaría tener un dragón como mascota? ¿Qué pensáis de Hagrid: es un capricho debido a su soledad o realmente es amor incondicional?



¡Leed mucho!^^

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Bienvenidos a La biblioteca de Rachel!

-Leo todos los comentarios, así que si tenéis cualquier duda intentaré solucionarla y contestaros lo antes posible; eso sí, desde este blog.
-No hay moderación de comentarios pero borraré todo aquel que sea ofensivo e irrespetuoso o no vaya más allá del Spam.

¡Muchas gracias por leerme y comentar!^^

Ratings and Recommendations by outbrain